16/10/09

Escritura. - 14 - Escritura en espejo.

La escritura "en espejo", se produce cuando los niños escriben algunos números o letras al revés, orientados en posición contraria a la correcta. Podemos comprobarlo de una forma muy sencilla. Copiamos en un folio con un rotulador los siguientes números en tamaño grande: 1, 2, 3, 4, 5, y 7. A continuación ponemos el papel enfrente de un espejo y observamos los números que se reflejan en él.

Hay muchas razones por las que un niño puede escribir de este modo:
  • Está empezando a escribir los números y todavía no tiene la imagen de los mismos fijada.
  • Está en pleno proceso de su desarrollo perceptivo y por lo tanto su percepción no está suficientemente desarrollada para percibir con claridad si un número está orientado hacia la derecha o hacia la izquierda.
  • Cuando empiezan a escribir está en pleno proceso de de adquisición del esquema corporal y haciendo progresos en el dominio de su lateralidad, por lo tanto no puede tener una buena Orientación Espacial que le permita diferenciar con soltura los conceptos espaciales I.-D.
  • Alguna vez puede ser uno de los síntomas de algo más complicado.
  • También puede ser debido a su poca atención, a su baja discriminación visual ...

Desde el colegio:

  • Posiblemente cuando empezó a escribir los primeros números no se orientó adecuadamente y no se le explicó con la claridad necesaria cómo tenía que escribir ese número.
  • No se le proporcionaron las referencias precisas para hacer esa tarea con éxito.
  • No se realizó una secuenciación adecuada de las actividades.
  • Puede ser que no posea los conocimientos previos para realizar con éxito esa actividad, que todavía no sea "su"momento...

¿Qué ocurre?

Primero empezamos poniendo al niño en situación de fracaso y segundo en vez fomentar una percepción correcta de la grafía de ese número desde el principio, estamos fomentando que el niño escriba mal y perciba una imagen incorrecta. Al margen de esto, flaco favor se le está haciendo al desarrollo de su percepción, orientación, lateralización...

Cuando empecé a trabajar, no sabía ni que esto existía. Poco a poco fui enterándome de algo y lo que pude constatar es que a medida que iba conociendo y adelantándome a las dificultades que tenían mis alumnos, sus fallos iban disminuyendo.