27/9/09

Escritura - 4 - Actividades anteriores a la escritura.

Antes de empezar con la escritura hay una serie de actividades y experiencias previas.

Voy a explicar lo que hacía cuando empezaba a dar clase en un grupo de Educación Infantil.

Siempre que empiezo cualquier actividad con los alumnos, procuro explicarla con claridad antes de que la realicen para no poner a los niños en situación de fracaso. Explico y repito las veces que sean necesarias esa actividad hasta que estoy casi segura de que la han entendido, de que saben exactamente lo que tienen que hacer y cómo.

Primeras actividades relacionadas con la escritura.
  • Posición del cuerpo. Les enseño a sentarse correctamente. Me siento para que lo vean. El cuerpo debe de estar paralelo a la mesa. La espalda recta apoyada en el respaldo de la silla, la cabeza recta, los pies en el suelo y las manos sobre los muslos. Cuando empezamos a dibujar, pintar... el antebrazo y el codo deben estar apoyados sobre la mesa. Las posturas incorrectas del cuerpo influyen negativamente en la escritura.

    Forma correcta de coger el lápiz - El lápiz se sujeta con el dedo pulgar e índice, el dedo mayor (corazón) sirve para apoyarlo.

  • Posición de la mano.

    Un número considerable de niños cogen el lápiz incorrectamente. La mayoría llegan al colegio con este error bastante afianzado, esta situación complica notablemente su corrección. Si además cuando intentamos enseñarles a coger el lápiz correctamente no contamos con el apoyo de la familia, es casi imposible poder llevar a cabo la corrección. El niño cuando llega a su casa, normalmente sigue cogiendo el lápiz mal. En más de una ocasión a algunos padres esto les parecía una tontería y por lo tanto su colaboración era nula.
  • Formas incorrectas de coger el lápiz, las más comunes.

- Apoyos múltiples. Sujetan el lápiz utilizando tres dedos, colocan la puntas de los tres dedos sobre el lápiz, en vez de utilizar el dedo corazón como punto de apoyo, lo colocan también encima del lápiz.
Consecuencias; la mano se cansa y la escritura es lenta. Hacen paros constantes para recuperarse del cansancio.

- Posición de barrido. Es bastante común en niños pequeños y se da con mucha frecuencia en niños zurdos. Colocan la mano encima del renglón, abren mucho el brazo y el lápiz está orientado hacia el exterior, ( yo les decía que el lápiz no podía estar "mirando" para el vecino, que tenía que estar "mirando" para ellos) por lo tanto no pueden ver lo que escriben. A menudo tienen que modificar la postura del cuerpo para poder ver lo que están escribiendo y tienen dificultades para poder autocorregirse.
Consecuencias; esta forma de coger el lápiz provoca cansancio y dolor en la muñeca porque es una postura bastante antinatural. A mí me costaba bastante trabajo corregirlos.

- Crispación en los dedos. Al sujetar el lápiz, el índice y el pulgar hacen dos ángulos rectos, doblan los dedos exageradamente.
Consecuencias; a veces tienen sensación de dolor y hacen paradas continuas para poder descansar. Conseguía corregirlos haciendo ejercicios de relajación y empleando utensilios de pintura muy suaves: lápices o ceras muy blandas, pinceles...

En todos los casos las posturas incorrectas provocan:
- Cansancio.
- Lentitud en la escritura.
- Posturas incorrectas del cuerpo, columna, hombros...
- Dolor en los dedos, mano, muñeca...
- Formación de callos en los dedos.
- Tensión.
- Crispación...
Pensemos en el tiempo que pasan escribiendo o pintando en una jornada escolar normal.

PRENSIÓN CORRECTA DEL LÁPIZ







PRENSIÓN INCORRECTA